Inventan la Radio más pequeña del mundo


Según un artículo publicado esta semana en Technology Review, unos investigadores han fabricado la radio más pequeña del mundo a partir de un nanotubo de carbono.
El nanotubo, colocado entre dos electrodos, combina los papeles de todos los principales componentes eléctricos de una radio, incluidos el sintonizador y el amplificador, y es capaz de sintonizar una señal de radio y reproducir el audio a través de un altavoz externo.


Aunque la aplicación práctica de la radio es dudosa, se podría utilizar en sensores medioambientales y biológicos. Los investigadores están desarrollando ahora sensores microelectromecánicos (MEMS) para medir los niveles de azúcar en sangre o marcadores del cáncer en el cuerpo. En lugar de utilizar una etiqueta de identificación de radiofrecuencias del tamaño de un sello, los investigadores podrían encapsular una radio de nanotubo junto con el sensor basado en MEMS e inyectarlo directamente en el torrente sanguíneo, señala Alex Zettl, físico experimental de la Universidad de California, Berkeley, que dirige el desarrollo de la radio de nanotubo.


Una vez en el interior del cuerpo, la radio podría permitir la comunicación inalámbrica entre los diminutos sensores biológicos y un monitor externo. No obstante, para ello la radio de nanotubo debería funcionar como transmisor y, de momento, solo está configurada como receptor, aunque Zettl afirma que "la misma física funcionaría como transmisor".

La radio de nanotubo funciona de un modo diferente a las radios convencionales. Éstas últimas tienen cuatro partes funcionales: la antena, el sintonizador, el amplificador y el demodulador. Las ondas de radio que llegan a una antena originan corrientes eléctricas a diferentes frecuencias. Cuando alguien selecciona una emisora de radio, el sintonizador filtra todas las frecuencias salvo una. Los transistores amplifican la señal, mientras un demodulador, por lo general un rectificador o un diodo, separa los datos (la música y otro audio) que se han codificado en una onda electromagnética portadora.


El equipo de Zettl utilizó un nanotubo de carbono para todas estas funcines. Debido a sus especiales propiedades eléctricas, los nanotubos de carbono se han utilizaod previamente en la fabricación de componentes electrónicos como diodos, transistores y rectificadores. "Ha sido una revelación que se pueda construir todo esto en el interior del mismo [nanotubo]", señaló Zettl.