Competencia de bebés llorones en Japón



Una de las tradiciones del Japón tiene que ver con un concurso de bebés llorones. La intención de la competencia es que los chiquitines suelten las lágrimas con más fuerza y antes que los demás para ganar.

Pero según la tradición, lo importante con el llano es que beneficia el alma de los menores y les asegura una buena salud durante su vida.
El evento se celebra en el templo de Sensoji, en Tokio, Japón, centro de acondicionamiento de los atletas de Sumo, quienes son los encargados de cuidar a los bebés, hacerlos llorar y procurarles una vida en plenitud. Ah, también son los entrenadores en los duelos cara a cara. (publimetro)