El Océano Ártico (Polo Norte) podría quedarse sin hielo dentro de 10 años

Investigaciones recientes sugieren que al paso actual el Casquete Polar Ártico desaparecerá completamente en 20 o 30 años, pero en unos 10 años ya será posible el transporte y la navegación, con consecuencias climáticas y oceánicas.

Recientemente se llevó a Cabo un estudio en el Ártico dirigido por el explorador Pen Hadow, con el objetivo de medir el espesor del hielo en el verano boreal para mejorar las previsiones al momento del deshielo permanente del Casquete Polar, que se espera en los próximos años. Durante la misión se pudieron observar notables cambios en el grosor de los témpanos de hielo que sugieren una aceleración en el proceso de deshielo. La misión de exploración tuvo un recorrido de 435 Kilómetros, y una duración de 75 días a través de los que se taladraron más de 1500 agujeros, para obtener muestras suficientes del espesor del hielo.

Con base a la data recolectada, el profesor Peter Wadhams de la Universidad de Cambridge durante una rueda de prensa junto a otros científicos, sentenció [1] que a partir del año 2019 el Ártico perdería gran parte del hielo quedando como un océano abierto en temporada estival (verano), e incluso llegando a desaparecer completamente durante estas temporadas dentro de unos 20 o 30 años. Entre los resultados del estudio, el espesor medio del hielo era de 1,8 m y en las crestas formadas por la presión, alcanzaba 4,8 metros.

"Un espesor de 1,8 m es característico de un hielo formado en el año, que es vulnerable en verano. Y el hielo acumulado durante varios años se retracta de manera acelerada" ... "Es un ejemplo concreto de calentamiento climático en acción". --Wadhams
Pen Hadow, explorador encargado del estudio en el Polo Norte.

La desaparición del casquete polar tendrá repercusiones más allá del Ártico.

Con la desaparición del Cásquete Polar Ártico se permitirá el transporte y navegación, debido a pasos abiertos, además que habrán nuevas vías de acceso a las reservas de gas y petróleo, así como al comercio internacional. Pero el derretimiento del hielo implica además la desaparición de la fauna en el territorio, un aumento en el nivel de los océanos, modificaciones atmosféricas y en las corrientes marinas, pero además provocará una liberación de volúmenes importantes de gases de efecto invernadero debido a que el permafrost ártico (tierras permanentemente heladas) encierra grandes cantidades de CO2.

Países como Tuvalú podrían desaparecer completamente con el aumento del nivel del mar, al derretirse el hielo Ártico.

Todo esto se traducirá en cambios globales en la temperatura, mayores huracanes e inundaciones, así como la probable desaparición de costas, islas y archipielagos como Tuvalú en el Pacífico. Pero las primeras víctimas a corto plazo serán los osos polares, que necesitan de las capas de hielo en el Ártico para sobrevivir y cazar sus alimentos.

Los resultados son una muestra fehaciente de que el calentamiento global sigue generando importantes cambios en el planeta. Durante la conferencia, los particitantes hicieron un llamado extensivo a los líderes mundiales que se reunirán este diciembre en la cumbre de Copenhague, de manera que lleguen a un acuerdo que beneficie realmente al planeta.

El Océano Ártico cumple una función vital en el planeta puesto que es su “aire acondicionado”. Al derretirse el hielo ártico en verano, quedan expuestas las aguas más oscuras del océano, que absorben la luz del sol en lugar de reflejarla, lo que acelera el efecto del cambio climático, y hace que el mundo sea mucho más cálido [2].


Fuente: descritas arribas