La música con letra degradantes producen sexo a temprana edad

La música con letra “degradante” parece provocar que los adolescentes tengan relaciones sexuales tempranas.

¿Alguna vez se ha preguntado qué oyen los adolescentes en los audífonos de sus Ipods?

La música que escuchan, al parecer, está relacionada con su conducta sexual.

Esa es la conclusión de un estudio llevado a cabo en Estados Unidos que encontró que las canciones con letras “sexuales y degradantes” parecen provocar que el adolescente tenga relaciones sexuales tempranas.

La investigación, llevada a cabo en la Universidad de Pittsburgh, interrogó a 711 adolescentes de entre 13 y 18 años sobre su vida sexual y sus hábitos y gustos musicales.

Descubrieron que los que escuchaban regularmente música con “letras explícitas y sexualmente agresivas” mostraron del doble de probabilidades de tener relaciones sexuales que los que no escuchaban esa música.

Violencia y poder

Los científicos clasifican las canciones sexualmente degradantes a aquellas que describen el acto sexual como un acto físico -más que romántico- y que está vinculado al poder.

El estudio aparece publicado en: “American Journal of Preventive Medicine” (Revista Estadounidense de Medicina Preventiva).

“Este estudio demuestra que, entre estos adolescentes, la alta exposición a canciones que describen actos sexuales degradantes en la música popular está asociada con altos niveles de conducta sexual”.

“De hecho, la exposición a estas letras sexualmente degradantes fue uno de los vínculos más firmes con la actividad sexual de los adolescentes”, agrega.

Rap & Reggaeton más que rock

Los autores no nombran cuáles canciones fueron clasificadas en esta categoría, pero citan frases del tipo de “me quiero reventar ese c…”, como las más usadas.

Y tal como el equipo de investigadores descubrió en otro estudio llevado a cabo en 2008, este tipo de contenido sexual es muy prevalente en la música que escuchan los adolescentes.

En esa investigación encontraron que en las canciones de los primeros lugares de la cartelera de 2008, las referencias al acto sexual eran más comunes en el Rap (83%), el Hip-Hop (56%) y el rock (7%).

Y las referencias al acto sexual degradante también eran comunes en el Rap (76%), seguido de Hip-Hop y Reggaeton (41%) y Rock (3%).

A más música…

En el nuevo estudio, los investigadores dividieron a los adolescentes en tres grupos: los que escuchaban música regularmente, a veces, y casi nunca.

“Regularmente” fue clasificado como escuchar más de 17,6 horas a la semana, mientras que “casi nunca” era menos de 2,7 horas.

Descubrieron que 45% de los oyentes regulares de música habían tenido relaciones sexuales, comparados con sólo 21% de los oyentes infrecuentes.

Y la misma proporción se encontró tanto en jóvenes hombres como mujeres.

Más infecciones y embarazos

“Ciertamente hay un vínculo, pero es difícil saber si escuchar música está directamente contribuyendo a tener relaciones sexuales tempranas”, afirma el doctor Primack.

“Sin embargo, creo que los padres deben tener conciencia de esto, ya que a menudo solemos descartar la música como algo que no tiene importancia”.

“No estoy diciendo que los padres prohíban esta música, porque eso no ayudará. Pero deben hablar con sus hijos sobre sexo y poner este tipo de canciones en contexto”, expresa el investigador.

Los científicos afirman que en los últimos años se ha visto un marcado incremento en la actividad sexual entre adolescentes.

En Estados Unidos esto ha resultado en más de 750.000 embarazos adolescentes cada año, y se calcula que hasta un 25% de las jóvenes tienen infecciones sexualmente transmitidas.

“Por eso -afirman los autores- es necesario precisar los factores que podrían estar causando este aumento de actividad sexual adolescente”.

Hay muchos factores, que influyen en las decisiones que toman los jóvenes.

“Creo que lo más importante es una buena orientación sexual y saber escuchar música para combatir estos problemas”.